El ecosistema urbano de la ciudad de Barcelona: Biótopos del Mundo Verde (2). Verde urbano: Zoo, parques y jardines urbanos y verde reducido.

Verde urbano

La considerable cantidad de vegetación permite que los parques y jardines mantengan una valiosa biodiversidad, razón por la cual hay una atención más amplia en este biótopo que en los otros.

Los espacios verdes urbanos son por definición espacios creados de forma artificial. Esto hace que se encuentre una elevada biodiversidad florística, comparada con la de bosques o zonas naturales, mayoritariamente no espontánea a causa, precisamente, de esta intervención humana.

En la ciudad, los parques urbanos son un espacio público realmente frecuentado por la ciudadanía. Hay un amplio abanico de parques y jardines urbanos: unos más grandes, otros más pequeños, unos más asilvestrados, otros menos…

El Institut Municipal de Parcs i Jardins diferenció diferentes tipos de espacios verdes, descritos en el Pla dels Espais Verds de Barcelona (1994) en función del uso que se hace, las dimensiones, el equipamiento y los niveles de mantenimiento. Las islas verdes quedan ordenadas de la siguiente manera:

Jardines históricos: representativos de los gustos y tendencias de diferentes momentos de la historia.

Jardines temáticos: dedicados a un tipo de planta específico.

Parques forestales: aquellos donde predomina el carácter forestal.

Parque urbano: zonas verdes ajardinadas de dimensiones más reducidas.

Estos serían los cuatro grupos principales o clasificación más general.  De forma más concreta y local encontramos:

Jardines de barrio: parecido al parque urbano, pero de dimensiones más reducidas.

Plazas ajardinadas: plazas que actúan como pequeños jardines de barrio pero con menos vegetación.

Puntos emblemáticos: espacios verdes diversos, próximos a edificios emblemáticos o en vías importantes.

Parterres de la vía pública y zonas rodadas: grupos de flores que se encuentran por toda la ciudad, triángulos o isletas ajardinadas con césped en medio de las calzadas con función estética o de división y medianeras situadas en zonas rodadas.

Taludes

Isletas arboladas: parterres con arbolado para dirigir el tráfico.

Actualmente tendríamos que añadir dos tipologías más:

Jardines para la biodiversidad: espacios dedicados de manera especial a la mejora de la calidad del hábitat para la flora y la fauna. En estos espacios se crea un nuevo ambiente para favorecer la fauna mediante plantaciones y la creación de refugios, que atraen pájaros, mariposas y otra fauna beneficiosa.

Espacios de especial interés para la biodiversidad: formados por combinaciones de árboles, arbustos y hierbas, plantados en un suelo rico en materia orgánica y fauna edáfica, y ofrecen refugio y alimento a diversas especies de animales.

  1. Zoo

El Zoo, por sus especiales características, posibilita conocer de cerca unos tipos de fauna nada habituales. En medio de estos animales exóticos, conviven todo un conjunto de especies no enjauladas (particularmente anfibios y reptiles) que se mueven libremente por todo el recinto y que dan lugar a un tipo de “Libre Zoo”.

Zoo de Barcelona

La extensión superficial del Zoo, su especial arquitectura, la concentración de la vegetación diversa y con un arbolado de entidad, la presencia de superficies de agua salada y dulce y la abundancia de alimento de los comederos hace que sea un buen espacio para el establecimiento de especies de avifauna. Es destacable el papel que ha tenido de dispersador de especies que no son propias de nuestra zona geográfica, algunas de las cuales se han escapado del Zoo y han pasado a formar parte de la biodiversidad urbana.

  1. Parques y jardines urbanos

La conservación y el uso del jardín tienen más importancia para la fauna que convive con el ser humano que su situación dentro del espacio urbano. De esta manera, podemos subclasificar estos espacios en:

Parques monográficos: Centran su atractivo en el tema vegetal ornamental unitario que contienen.

El Roserar de Cervantes contiene cerca de 10.000 rosales

Parques propiamente urbanos: De manera general se caracterizan por ser zonas verdes ajardinadas de dimensiones superficiales y estructurales considerables que cuentan con buenos equipamientos.

Parc de la Ciutadella, destacable por su antigüedad y estilo

Parc de Joan Miró

Parques forestales: Son aquellos de carácter más asilvestrado, con predominio de bosque.

Parc del Guinardó

 

Globalmente hablando de este biótopo, se puede caracterizar su flora por el alto porcentaje que las especies ornamentales, en muchos casos exóticas escogidas por su forma o color, representan sobre el total. Al lado de esta flora, se mantienen todo un seguido de plantas del lugar, algunas de las cuales ya estaban ahí antes de que el ser humano decidiera introducir elementos foráneos y aun aparece una de espontánea por diseminación involuntaria.

Al lado de esta biodiversidad vegetal, son destacables los animales que ocupan los parques y jardines de la ciudad, los cuales acogen durante todo el año una serie de especies faunísticas que encuentran condiciones para su actividad trófica y reproductora.

Contrariamente a los elementos arquitectónicos o florísticos, los animales presentes en los parques y jardines no acostumbran a ser el resultado de ninguna planificación consciente, sino que pasan a vivir ahí por aparición espontánea. Caso aparte son los jardines para la biodiversidad y los espacios de especial interés para la biodiversidad, donde el propósito intrínseco es mejorar los hábitats de la fauna ya existente y crear de nuevos para atraerla.

De esta fauna no doméstica destaca especialmente la diversidad ornitológica.

  1. Verde reducido

Se incluyen en este ambiente aquellos espacios de verde reducido o ajardinados que no tienen las dimensiones ni las características suficientes para ser considerados parques y jardines urbanos, pero su interés es que, sumados, vayan creando una trama verde o un

Jardins de Moragas

conector que se escampe por toda la ciudad para cambiar su color y textura, la calidad del aire, la calidad de la calle y ayude a incrementar la biodiversidad de manera general.

Esta unidad incluye, también, los espacios verdes que rodean edificios, patios relevantes y claustros, a menudo convertidos en pequeñas obras de arte de jardinería.

Claustro del monasterio de Pedralbes

 

Fuentes:

  • Boada, M., Capdevila, L., Barcelona Biodiversitat urbana, Ajuntament de Barcelona, Barcelona, 2000.

Resumido, adaptado y actualizado por Floraornamentaldebarcelona con datos de:

  • Bayo, L., París, A. (ambos Redacción), Arbres per viure: Pla director de l’arbrat de Barcelona 2017-2037, Ajuntament de Barcelona, Barcelona, 2017.
  • Àrea de Medi Ambient i Serveis Urbans, Gestió de l’arbrat viari de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, Barcelona, 2011.
  • http://lameva.barcelona.cat/